Solo Bulldog Frances

Síndrome braquiocefálico, qué es y cómo solucionarlo

En esta ocasión vamos a aprender qué es y cómo solucionar el síndrome braquiocefálico, un problema que afecta frecuentemente a nuestros perros de morro chato y muy especialmente al bulldog francés, razón por la cual todos los propietarios deben conocer el síndrome y actuar de forma correcta para evitar problemas mayores.

Síndrome braquiocefálico, qué es y cómo solucionarlo

Qué es el síndrome braquiocefálico

Antes de nada es importante tener en cuenta que no todos los perros que tengan el morro chato van a padecer el síndrome braquiocefálico, pero lo cierto es que sí son más propensos a su aparición.

El bulldog francés es precisamente una de las razas más predispuestas a padecer estos problemas respiratorios por la estructura de su cabeza, la estenosis de los orificios nasales, el paladar blando elongado, el colapso laríngeo, la eversión de los sáculos laríngeos y la hipoplasia traqueal.

Este síndrome provoca problemas respiratorios que dan lugar a esa ronquera que muchos de vosotros ya conocéis, la cual puede ser considerada natural en la raza aunque en cualquier caso, en el instante en el que observemos que los ronquidos comienzan a aumentar o se presentan síntomas como los que vamos a describir a continuación, lo mejor que podemos hacer es ponernos en contacto con nuestro veterinario de confianza y proceder a solucionar este inconveniente.

Síntomas del síndrome braquiocefálico

Cabe destacar que muchos propietarios consideran que el síndrome braquiocefálico es normal en esta raza, pero es esencial tener en cuenta que si no solucionamos este problema, la esperanza de vida de nuestra mascota se verá reducida considerablemente.

No debemos olvidar que el síndrome braquiocefálico no sólo es el detonante de serios problemas respiratorios, sino que a la vez nuestro perro pierde la capacidad de practicar ejercicio físico a la vez que se ve afectado mucho más por los golpes de calor, toleran menos las anestesias y un largo etcétera.

Si la situación se agrava pueden llegar a aparecer síncopes que no son otra cosa que la pérdida de conocimiento o incluso podremos observar que sus mucosas tornan a un color azulado que es lo que denominamos episodios de cianosis.

Cómo solucionar el problema del síndrome braquiocefálico

En primer lugar, si nuestro perro padece el síndrome braquiocefálico es esencial que tengamos en cuenta que presenta problemas respiratorios, por lo que deberemos adoptar medidas lógicas como el hecho de evitar pasear bajo el sol, evitaremos salir a la calle durante el verano en las horas centrales del día, no lo forzaremos a practicar ejercicio físico y sobre todo controlaremos el estrés.

Síndrome braquiocefálico, qué es y cómo solucionarlo b

Dicho esto es esencial que contactemos con nuestro veterinario, y es que lo mejor que podemos hacer es proceder a solucionar el problema ya que de lo contrario no sólo estamos disminuyendo la esperanza de vida de nuestra mascota, sino que a la vez empeoramos su calidad de vida considerablemente.

Actualmente existen diversos sistemas para solucionar el síndrome braquiocefálico, y uno de ellos es operar al animal cuando alcanza los dos años de edad. Se trata de un sistema preventivo a la par que definitivo, es decir, ya no nos vamos a encontrar con el problema del síndrome braquiocefálico en adelante.

Esta operación es una cirugía a través de la cual se corrige la elongación del paladar blando así como el estrechamiento nasal. Sin embargo, en algunas ocasiones también se actúa ante la eversión de los sáculos laríngeos.

Cabe destacar que actualmente se realiza la cirugía mediante la utilización de láser, lo que significa que la intervención se reduce a apenas un cuarto de hora, la recuperación no precisa hospitalización, en apenas unas horas ya estará completamente recuperado, evitaremos los puntos, no tendremos problemas de sangrado y por supuesto también evitaremos inflamaciones.

En esencia es importante que tengamos en cuenta que esos ronquidos que se produce en se deben al síndrome braquiocefálico, y en cualquier caso siempre es mejor actuar a los dos años de edad del animal para prevenir los problemas graves, pero si no lo hemos hecho siempre contactaremos con nuestro médico para poner solución al problema lo antes posible, y es que no debemos olvidar que la vida de nuestro bulldog francés no tiene precio.

te gusta el artículo?

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *